Así hicimos el stop-motion del Jergón

Sin presupuesto y sin tiempo, los dos grandes enemigos de cualquier rodaje, pero con buen humor y predisposición al final algo salió.

Fuimos colocando paso a paso, foto a foto, todo el celofán y los pececillos hasta llenar el pequeño baño.